Bandera del Uruguay

Escudo Uruguay

Escudo de Canelones - Uruguay

Bandera de Canelones - Uruguay
www.elcorresponsal.com.uy

AVISOHAY UNA VACANTE DE ENFERMERA EN LA EMPRESA SANTOS-NOBLE, LLAMAR AL 094277684


Diario EL CORRESPONSAL de Canelones

Redactor Responsable: Periodista Albérico Barrios. C.I.: 1812264-8
Domicilio Avenida Bv. Artigas 1381 apto 301, entre Rodó y Chaná.

Teléfono 094401337
Email: alberico.barrios@gmail.com

Empresa Editora: RUT 212348520014 Administración: Avenida Bv. Artigas 1381 /apto 301 entre Rodó y Chaná (C.P. 11.200) Montevideo - URUGUAY


Archivos

Archivos | RSS | Admin


EL DIARIO EL CORRESPONSAL NO PUBLICA NADA PARA PERJUDICAR A ALGUIEN, PERO NO DEJARÁ DE HACERLO, PORQUE PERJUDIQUE A ALGUIEN

Colonia Etchepare: cuando un sufrimiento es tan grande que se torna insoportable

20100313133209-colonia-etchepare.jpg

URUGUAY (San Jose - Colonia Etchepare) por Carlos Cuagliano. Moscas, hambre, confusión, excrementos, desmayos, basura, infecciones, calor, desorientación, aguas servidas, diarreas, el repertorio cotidiano de miserias materiales y humanas. Es el preámbulo a la muerte previsible, en la Colonia Etchepare

 

La alineación surge como resultado de un sufrimiento tan grande que se torna insoportable; de alguna forma, el paciente psiquiátrico que es internado en estas instituciones ya murió una vez Yolanda Berrutti, una enferma psiquiátrica de 60 años, estaba alojada en una de las 50 “casas de salud” en la ciudad de Santa Lucía, Canelones, casas estas que sin control alguno se encuentran en nuestro departamento.

 

Yolanda fue trasladada a la Colonia Santín Carlos Rossi, que junto con la Colonia Etchepare configuran el complejo de Asistencia Psiquiátrica de Salud Pública, sobre la ruta 11, cerca de la localidad de Ituzaingó, en San José. Allí se iba a coordinar una tomografía, Yolanda fue internada en el pabellón 1.

 

Como ocurre con la mayoría de estos enfermos, quizás la alteración de la rutina, el no encontrar a nadie conocido y la modificación del universo restringido que acota su existencia, provocaron confusión y desestabilización en ella Yolanda caminaba por las calles internas de la colonia con la libertad que otorga la carencia extrema de funcionarios y enfermeros.

 

Caminaba y se caía. Se levantaba y volvía a caer.

 

 Alguien la vio y fue internada en la “enfermería”, en la que se alojan los pacientes agudos y donde habitualmente un solo enfermero entrega la medicación, realiza las curas, higieniza, da de comer y hasta limpia el lugar.

 

El discurso de los marginados dice mucho de quienes marginan Víctor Hugo dijo “No hay ni malas hierbas ni hombres malos no hay sino malos cultivadores.” Estudios sociológicos de distintos tipos explican que los sectores marginales son depositarios de los defectos de la sociedad, pero también de frustraciones e inseguridades individuales.

 

Por que al decir “El es” es una manera de decir “yo no soy". El viernes 12 de febrero Yolanda fue encontrada extraviada, completamente desorientada, en los predios externos de la colonia por unos policías que buscaban al autor de la faena de un cerdo. Nadie había advertido su ausencia. Fue regresada a la enfermería y al atardecer del otro día, sábado, Yolanda volvió a desaparecer. Funcionarios de la colonia y dos sobrinos de la paciente iniciaron su búsqueda dentro del establecimiento

 

Mientras la Policía, que había sido alertada, la buscaba por las cercanías, entre los pastizales. En la oscuridad la búsqueda, a la que se sumaron efectivos de bomberos y unos soldados del Servicio de Remonta que accedieron a “dar una mano”, sería irremediablemente infructuosa. Ocho horas después la Policía la suspendió. Una versión, cuyo origen no pudo establecerse, indicaba que la paciente había sido trasladada de regreso a la “casa de salud” en Santa Lucía.

 

Los familiares reclamaron airados, hicieron gestiones ante las autoridades de la colonia, Bomberos y la Policía, pero las gestiones naufragaron en un mar de informaciones contradictorias. El cuerpo de Yolanda fue encontrado la mañana del jueves 18, en unos pastizales dentro del predio de la colonia, ya en estado de descomposición. Los médicos forenses adelantaron que el fallecimiento se había producido presumiblemente el lunes: dos días de agonía entre los pastos.

 

 

JUSTIFICACIONES. El episodio no mereció siquiera unas líneas en los diarios de Montevideo; sí hubo referencias en medios radiales del departamento de San José. Cobró cierta notoriedad cuando el cura párroco de Santa Lucía, José Moreira, denunció el caso como una consecuencia del estado de abandono total en que se encuentran los 450 internados de Santín Carlos Rossi.

 

El director de las colonias psiquiátricas, Osvaldo do Campo, explicó a los familiares de Berrutti que no estaba enterado de los pormenores; no se pudo, por tanto, desentrañar la incógnita sobre el origen de la versión de traslado que justificó la suspensión de la búsqueda. Según los familiares, la Policía habría ordenado a una nurse que comunicara a Bomberos que la paciente había sido trasladada y que por lo tanto no se había “fugado”.

 

Interpelado por la prensa, Do Campo se negó a formular comentarios. La reacción oficial ante la muerte de Berrutti, que eludió la consideración de la situación extrema de las colonias, las denuncias sobre el descalabro administrativo, la continuidad del estado de desamparo en que se encuentra el millar de pacientes y la indiferencia ante las carencias materiales más elementales, provocó indignación entre funcionarios, médicos y representantes del movimiento de usuarios, que se reunieron en Santa Lucía decididos a divulgar la ignominia de la vida cotidiana en las colonias.

 

De los testimonios recogidos por el semanario Brecha surge un panorama alucinante de lo que, con propiedad, califican como “depósito de los desechos de la sociedad”.

 

El registro periodístico de la vida cotidiana que sufren los pacientes y los funcionarios en las colonias de San José recurrentemente enciende la sensibilidad del público, pero ahora los denunciantes advierten que la situación de abandono e inacción (medida en mugre acumulada en los pabellones, camas sin sábanas, basurales por doquier, instalaciones eléctricas defectuosas, excrementos en los tanques de agua, caños rotos, sillas de ruedas inutilizables, falta de camillas y carencia crítica de personal) se ha acentuado en los últimos tiempos, particularmente en Santín Carlos Rossi.

 

Como suele ocurrir, la polémica registra dos campanas. Las autoridades reclaman el reconocimiento a las mejoras introducidas en los últimos años en materia de atención a los enfermos psiquiátricos. Se pone el acento en las obras de recuperación y remodelación en tres pabellones de Etchepare, que insumieron 2 millones de dólares, donde los pacientes cuentan con mobiliario nuevo, aire acondicionado, heladeras y microondas.

 

Las mejoras se realizaron bajo la supervisión de los integrantes de una comisión de apoyo cuyos responsables serían el general Francisco Wins y el periodista Alberto Grille. Para los denunciantes esos tres pabellones –que identifican irónicamente como “el Sheraton”– son la contracara injusta y discriminatoria de la situación deplorable en los 20 restantes que forman el complejo de los dos establecimientos.

 

Sólo un 10 por ciento de la población de las colonias está internado en el Sheraton; el resto –afirman– “vive literalmente en la mierda que chorrea por las paredes con desagües rotos y que flota en los baños de los excusados tapados”. Los funcionarios y médicos consultados sostienen que se reiteran los brotes de tifoidea y que existen al menos dos casos de pacientes tuberculosos activos.

 

Incluso el privilegio de las instalaciones remozadas es cuestionable, según dos médicos consultados por Brecha que trabajan en las colonias:

 

“No necesariamente ese confort mejora la vida cotidiana de los pacientes, que por las características de las enfermedades mentales logran ciertos equilibrios, estabilidad, en la reiteración de rutinas. Resulta importante el lugar donde toman mate, donde se reúnen y pasean; hábitos de contención emocional adquiridos durante toda una vida, porque la mayoría de los pacientes han crecido, desde jóvenes, desde adolescentes, en ese ambiente que reconocen, en los rostros que identifican, en los vínculos reforzados”.

 

LA TRAMPA DE LOS PASTIZALES. La administración de los recursos y la política administrativa son puntos expresos de cuestionamiento. La falta de diálogo entre los actores es absoluta, afirman los denunciantes.

 

En enero de 2009, el director Do Campo comunicó a los jefes de servicio que “todo lo concerniente a gestión administrativa y gestión económica financiera es de estricta reserva. La información es estrictamente confidencial y sin autorización de la dirección no puede darse a conocer”, afirma el comunicado 15.

 

Un memorando elaborado a fines de 2007 y reiterado en 2008 incluía denuncias sobre la gestión. Fue elevado al Sindicato Médico y a las autoridades de ASSE, responsables en última instancia de un establecimiento público de asistencia médica; pero el memorando no fue recibido por las autoridades.

 

En él se señalaban algunos aspectos específicos, que resultaron premonitorios: se mencionaba, entre otras cosas, la existencia de pastizales dentro de los recintos: “Impiden la visión y facilitan las zoonosis. Se argumenta falta de combustible para el corte de los pastos”. Los pastizales, que dejan atrás los basurales, se convirtieron en una trampa mortal.

 

“Hay pacientes que efectivamente se fugan. Pero la mayoría no tiene intención de abandonar el establecimiento.

 

Medicados, y en un estado de confusión, deambulan, se pierden, se desorientan, y con la falta de personal, el estado deplorable de las puertas y los accesos, terminan perdiéndose en los pastizales”, acotaron las fuentes.

 

Eso fue lo que ocurrió con Yolanda Berrutti, una muerte que podría haberse evitado porque unas semanas antes de su desaparición otra paciente había agonizado entre los pastos.

 

María Cabrera, de 68 años, una antigua funcionaria de la colonia, internada ahora como paciente psiquiátrica, abandonó el 23 de diciembre de 2009 las instalaciones de la enfermería del Etchepare.

 

Nadie la vio, nadie registró su ausencia; simplemente caminó y salió. Recién el 27 de enero se encontró su cuerpo; estaba tendida entre los yuyos a 25 metros de las instalaciones.

 

Fue en principio enterrada como NN, hasta que se confirmó su identificación. Ese antecedente debería haber alertado sobre el peligro de los pastizales y debería haber activado medidas de contención.

 

No ocurrió, pese a las advertencias.

 

Eso sí: el pasto fue cortado después que se ubicó el cadáver de Yolanda.

Sábado, 13 de Marzo de 2010 09:32. Redactor Responsable: Periodista Alberico Barrios celular 094401337. URUGUAY

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comLaura Rodriguez

como habitante cercana de las Colonias no creemos que las cosas sean asi como se dice. Algun interés oculto debe tener el Sr cura párroco ya que hace años el, administraba las cantinas de la colonia y muchas pensiones de los pacientes sin control de las autoridades. anteriores. Seguramente lamentará haber renunciado por su propia voluntad.
Ud sabía que es la única Institución del país que los funcionarios no permiten tener falta por ausencia.
A aquellos funcionarios que estan hace años criticando las Colonias porque siguen allí sin poner voluntad para mejorar la situación.

Fecha: 14/03/2010 12:44.


gravatar.comAna

No entiendo a los funcionarios de las Colonias no son ellos los responsables de cuidar los pacientes durante su turno o no se les paga para esa tarea? y la mugre y "demas" de la que tanto se quejan y que es cierto, no se les paga para que limpien. Es muy lindo hablar y criticar pero mas lindo es hacer empezando por el cura, no es denunciando que "se llega al cielo" He he.
Yo trabajo en las Colonias y a mi no se me entrvisto estoy en total desacuerdo con lo publicado, he visto al Director de las Colonias recorriendo los predios buscando a Yolanda y nadie lo publico, lo he visto, lo he visto luchando por la leña para que los pacientes no mueran de frio, y tantas cosas mas que estaria encantada de afirmar.
Tambien conosco muchos de los hogares y casas de Salud de la Zona y no son lo que cuenta y denuncia el Señor parroco de Santa Lucia, no es con denuncias y acusaciones que se va arreglar la Colonia los funcionarios tienen que poner de su parte tambien.
quedo a las ordenes del Diario y del semanario Brecha para que escuchen otras partes no tan "religiosas" pero con muchas ganas de apoyar a la Colonia y a la gente que la quiere sacar adelante

Fecha: 12/04/2010 20:49.


gravatar.comcarlos

en verdad si es verdad que el Sr. cura quiere hacer algo por los hermanos quese encuentran internados quese ponga a laburar de verdad no este señor hace demagogia a fin de año llevando unos pan dulce, y cuando ha integrado alguna comision ha sido para garronear algo, vnedio los lechones, la leña, le daba trabajo a sus feligreses sin concurso todito a dedo, y de eso hay pruebas basta con consultar a rrhh de la institucion creo que agediendo no se solucionan las cosas, lo que debe hacer es sentarse a charlar con los que dirigen la pelota y construir juntos, en bien de los internados, agardezco la publicacion muchas gracias carlos un vecino.

Fecha: 14/04/2010 00:09.


gravatar.commarta

Lamentablemente debo informale que el cuidado de los pasientes es lamentable por los funcionarios usan laos consultorios como hotel de alta rotatividad, las enfermeras con enfermeros y los choferes. conozco varios caso que usaban hasta las ambulancia de hospedaje cuando hacian los traslados los choferes tenian una cortada que le hacia el viaje mas rapido y placentero. mas de alguna de nosotras fuimos invitadas a tener sexo o sexo oral dentro de las ambulancia obviamente sin paciente.. todo chofer conoce esa cortada y las enfermeras saben que si van por ahi siempre hay una sujerencia de tener algo... tambien existen que los choferes trabajan dos dias para librar los otros 5 dias de la sema pero no cumplen su horario se van antes... y las enfermeras muchas hacen lo mismo o algunas como tiene banca las esconden con los choferes y hacen horas de mas... por eso pasan las cosas en la colonia no atienden debidamente alos pacientes por estar preocupado como y donde tener sexo o como hacer horas demassin ser descubierto yo quiero que vayan una sabado o domingo y vayan donde estan los choferes de ambulancia (pero ya no hay ambulancias para manejar)que estan haciendo ahi... vayan el fin de semana y van a ver a enfermeras en su horario de trabajo tomando mate y sin importarle nada y despues de la una es lo mismo estan hay porque hay estan los machos de ellas... a su vez la ners es pareja de uno de los choferes de mbulancia entonces como los choferes son amigos se protegen y la ners sabe o del amigo pero no lo de su pareja... estaria bueno que investiguen lo que digo no puedo revelar mi identidad porque me tiro la colonia ensima.. saludos cuidemos esos enfermos...

Fecha: 02/05/2010 00:45.


gravatar.comLucia

El Padre José quizá no es una persona demasiado querida en el pueblo, pero tiene toda la razón en lo que dice, las colonias están en condiciones denigrantes, los pacienes con mal olientes y mal vestidos, con estas denuncias, el sr director se ha mostrado exitado en busca de informacion que deberia manejar a diario, y no solo bajo presion, además de que concurre a la institucion en horario vespertino casi de noche cuando poco hay por hacer... espero que las autoridades tomen cartas en el asunto y al fin resuelvan algo

Fecha: 25/07/2010 22:43.


gravatar.comMercedes Arias

me gustaria poder contar la historia de mi tío que como tantas sigue impune

Fecha: 06/08/2010 21:27.


gravatar.comSandra Canel

hace poco hubo anotaciones luego de eso se ha llamado personal, lastima qe como yo y tantas mas no tenemos oportunidades de entrar a trabajar porque solamente toman gente qe ya estan trabajando en sociedad medica y hospital seria bueno que tomaran gente como yo que hise el sacrificio de pagar un curso y no nos dan oportunidad de trabajar, estaria bueno qe nos dieran trabajo a personas qe no tenems trabajo y no aqellos qe ya tienen.

Fecha: 29/04/2012 16:55.


Añadir un comentario



No será mostrado.



CANTIDAD DE LECTORES




EL CORRESPONSAL 99
>

<