Facebook Twitter Google +1     Admin











Bandera del Uruguay

Escudo Uruguay

Escudo de Canelones - Uruguay

Bandera de Canelones - Uruguay
www.elcorresponsal.com.uy
El diario EL CORRESPONSAL no publica nada para perjudicar a alguien, pero no dejará de hacerlo porque perjudique a alguien


EL CORRESPONSAL Diario de Canelones, Uruguay


Redactor Responsable: Periodista Albérico Barrios. C.I.: 1812264-8
Domicilio Avenida Bv. Artigas 1381 apto 301, entre Rodó y Chaná.

Teléfono 094401337
Email: alberico.barrios@gmail.com

Empresa Editora: RUT 212348520014 Administración: Avenida Bv. Artigas 1381 /apto 301 entre Rodó y Chaná (C.P. 11.200) Montevideo - URUGUAY


Archivos | RSS | Admin


<div style="background-color: #f7e308;"><a href="http://www.adamazer.com/" title=""></a></div>

El turismo en Jaureguiberry visto por los que viven allí

JAUREGUIBERRY (2499) Por Silos  Piedracueva Azpiroz. La  Intendencia  de  Canelones no  ha podido  estudiar  temas  de  una  pequeña  población  de 400  habitantes, residentes  estables  en  la  localidad de Jaureguiberry.   La   Administración  ubicada  a 100  kilómetros  de  distancia  del  Río  de  la  Plata,  queda  absorbida  por  temas  interiores,  una  campaña  poblada,  rica,  y  centros  comerciales  e  industriales  populosos.  La  costa  de Canelones,  potencialmente  fuerte,  sólo  cuenta  con  la  quinta  parte  de  la  población.

Funcionarios  municipales, en  este  momento,   pretenden   aumentar  la  masa  habitual  de  turistas  de  verano,  elevando  la  cifra  en  mil  o  dos  mil  veraneantes. Una  definición  turística  básica,  previene  contra  la  invasión  masiva  de  personas. La  multitud  frecuentemente  depreda. 

Fueron  aniquiladas  las  bellezas  de  Lagomar, El  Pinar, Pinamar.   Luego  del  deterioro,  el  turismo  se  desplaza, en  la  larga  carrera  hacia el  este.  Uruguay  tiene  reservas  costeras  casi  infinitas,  pero  la   reparación  indispensable  de  costas   perdidas,   insume  recursos.  El  Proyecto  de  Recuperación  de  la Ciudad  de  la  Costa,  según  Colacce,  está  listo,  insumirá  enormes  inversiones,  y  ya  ha  requerido  estudios  académicos  costosos  durante  tres  años. El turismo  posible,  parte  de  la  conservación.  Una  isla  brasileña   es  protegida,  admite  una  cantidad  determinada  de  visitantes  diariamente,  pagan  el  derecho,  y  no  hay  excepciones. 

En  Francia,  la  playa  de Saint  Jean  de  Lux  sigue  invicta  tras  un  siglo  de  uso.  Está  bordeada  con  tamarindos,  tal  como  lo  hizo  don  Miguel  en  su  balneario.  Francia  sostiene  turismo  en  todo  el  territorio,  tal  vez  cuente  con  cien  millones  de  turistas cada  año.  Cada  lugar  es  preservado  rigurosamente. 

Los  habitantes  de  Jaureguiberry  parecen  anti-sociales,  pero  en  realidad  defienden  el  futuro,   defienden  sus  costas. Ni  Canelones,  ni  el  Ministerio   han  podido  agendar  el  tema  Jaureguiberry.   Si  se  destruyen  totalmente  las  costas,  no  habrá  turismo  para  nadie. Los  exigentes  postulantes  de  hoy,  abandonarán  rápidamente  las  ruinas,  en  busca  de  nuevos  horizonte. Miguel, el  fundador,  fue  sabio  naturalista,  conoció  las  debilidades. Estableció  el  Parque  Balneario  Jaureguiberry  a  la  edad  de 64  años,  con  la  idea  de  una  obra  maestra.  Había  que  domar  las  arenas,  como  dijo  en  su  momento  el  trabajador  vecino  Leopoldo  Salsamendi.

En   un  enorme  desierto  de  arena  de  mil  hectáreas  construyó  un  Parque,  creó  una  comunidad  consustanciada  con  el  ideario  conservacionista.  Si  hubiera  actuado  en  otro  país,  sería  mirado  como  héroe  por  los  lectores  uruguayos. Fundó  el  poblado  sobre  dos  principios  conservacionistas:  elevó  el  nivel  de  los  médanos  costeros,  mediante  acumulación  de  masas  de  arena,  e  implantó  vegetación  firme  sobre  tales  médanos.

Combinó  acacias  trinervis,  muy  rústicas, tamarindos,  pinos,  y  varias  plantas  rastreras,  fijadoras  de  arenas.  Completó  las  defensas,  formando  faja  defensiva  de   pinos  marítimos,  paralela  a  la  costa.  El  llamado  Parque  Balneario   padece  de     debilidad  geológica.

El  subsuelo  no  tiene  firmeza,  a  falta  de  fondo  rocoso.  Otros  balnearios,  Cuchilla Alta,  Santa  Lucía  del  Este  y  Piriápolis,  todos  cercanos,  están  apoyados  en  formidables  masas  de  piedra.  Soportan  el  embate  de  mar  y  de  vientos  con  el  vigor  de  los  gigantes. El  Parque  Balneario  Jaureguiberry ,  por  el  contrario,  ha  retrocedido  siempre,  en  el  transcurso  de  los  siglos.   Hace  algunos  años  comenzó  el  período  de  deterioro  acelerado  de  las  costas  sobre  el  Río  de  la  Plata.

La  dotación mayor  de  visitantes,  con  motivo  de  instalarse  cinco   colonias  gremiales,  fue  seguida  de  desastres  ecológicos  del 2005.  Un  temporal  desvastador,  en  agosto,  un  incendio,  el  mayor  de  la  historia  local,  en  noviembre. Fue  extinguida  la  vegetación  costera  (R.de  la  Plata)  y  también  al  interior  del  balneario.

El  Parque  Balneario  está  desolado  en  el 2009,  y  desprotegido  frente  al  mar. Es  un  balneario  en  riesgo,  en  riesgo  creciente,  en  la  medida  de  castigos  mayores  por  el  cambio  climático. Los  visitantes  de  verano  aceleran  el  deterioro,  por  el  pisoteo  de  arenas  y  destrucción  de  vegetación  renovada.  Hay  exceso  de  visitantes,  ya,  visible   desde  la  temporada  del  año 2006. 

Solución  inteligente,  sería  disminuir  el  número  de  visitantes  mientras  se  encaran  tareas  de  recuperación. Vecinos de  Jaureguiberry  hacemos  algo,  poco,  para  restablecer  defensas.  Los  funcionarios  de  la  Intendencia,  hacen  mucho  menos,  casi  nada. La  idea  de  agregar  visitantes,  incorporando  nuevas  colonias,  o  ampliando las   existentes,  obliga  a  la  reacción  airada  de  los  vecinos.  Es  evidente  el  estado  de  ignorancia  de  algunos  funcionarios. 

En  documentos  oficiales,  dice  la  Junta  local  de Floresta  que “es  voluntad  del  Intendente  habilitar  nuevas  colonias”.  Nos  causa  estupor   la  propuesta. Cabe  pensar  en  errores  de  asesoramiento. También  caben  otras  reflexiones.  Los  espacios  públicos  constituyen  capital  de  cada  comunidad  organizada.  Sobre  ellos  gira  la  vida  comunitaria,  paseos, localización  de  deportes, el  embellecimiento  del  paisaje. 

¿ Quién  tiene  autoridad  para  frustrar  el  destino  de  una   población  ?

En  el  caso  Jaureguiberry,   la  localidad  nació  por  inversión  privada  de  don  Miguel.  El  Estado  no   puso  un  peso. Don Miguel  destacó en  un  folleto  titulado  “A  los  gobiernos del  futuro”,  lo  mejor  de  su  proyecto. 

 

Dice  haber  dejado  amplios  espacios  para  obras  futuras,   sin  necesidad  de  expropiaciones  por  parte  del  Estado,  como  simple  cooperación  de  la  empresa  privada  con  el  bien  común.  ¿ Sirve  a  un  país,  aplastar  derechos  de  pequeñas  comunidades,  y  peor  aún,  burlando  la  voluntad  de  un  sabio  generoso ? CI 2 027 875-2

Viernes, 11 de Septiembre de 2009 22:38. Redactor Responsable: Alberico Barrios celular 094401337. LA FLORESTA

Comentarios > Ir a formulario

No hay comentarios

Ańadir un comentario



No será mostrado.



CANTIDAD DE LECTORES


>
<>

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris