<>

Bandera del Uruguay

Escudo de Canelones - Uruguay

www.elcorresponsal.com.uy
El diario EL CORRESPONSAL no publica nada para perjudicar a alguien, pero no dejará de hacerlo porque perjudique a alguien


EL CORRESPONSAL Diario de Canelones, Uruguay.
Redactor Responsable: Periodista Albérico Barrios. C.I.: 1812264-8
Teléfono 094401337. Email: alberico.barrios@gmail.com
Avenida Bv. Artigas 1381 /apto 301 entre Rodó y Chaná (C.P. 11.200) Montevideo - URUGUAY


Archivos

Archivos | RSS | Admin


El diario EL CORRESPONSAL no publica nada para perjudicar a alguien, pero no dejará de hacerlo porque perjudique a alguien<div style="background-color: #f7e308;"><a href="http://www.adamazer.com/" title=""></a></div>

Diputado Niffouri: no podemos seguir siendo el patio trasero de Montevideo

URUGUAY, CANELONES, (www.elcorresponsal.com.uy) La Comision de Salud Pública y Asistencia Social de la Camara de Diputados recibió el dia 22 de agosto de 2017 al Ministro de Salud Pública, doctor Jorge Basso; a la subsecretaria, doctora Cristina Lústemberg; al Director General de Salud, doctor Jorge Quián; a la presidenta de ASSE, doctora Susana Muñiz; al Gerente General de ASSE, doctor Richard Millán; a los responsables del Área de Niñez del Ministerio de Salud Pública, doctora Claudia Romero, doctor Gustavo Giachetto -profesor grado 5 de la Clínica Pedriática C de la Facultad de Medicina-; al doctor Marcelo Barbato del Departamento de Calidad de Atención y Seguridad del Paciente; al doctor Ignacio Ascione -asesor en Programas Estratégicos, Procesos Asistenciales, Niñez y Adolescencia en la Dirección de Gestión del Riesgo y Calidad de ASSE-; a José Luis Varela, director de Relaciones Institucionales y Cooperación -DRIC-ASSE-; a Daniel González, adjunto a la DRIC-ASSE; al licenciado Aníbal Suárez, adjunto al señor Ministro de Salud Pública; a Lourdes Galván, asesora del Ministro de Salud Pública; y los señores Agustín Cedrés y Ramiro Ardús, mas el Gustavo Giachetto, de la Clínica Pediátrica C de la Facultad de Medicina. 


El  diputado Gallo Cantera (FA Canelones, Presidente de la Comision (por ese dia), a fin de dar ’mayor neutralidad y transparencia’ (sic) al transcurso del debate, quien luego de agotados los temas precedentes, dispuso pasar a considerar el tercer punto de la convocatoria: la necesidad del un CTI público en Canelones.


El tema fue planteado por el diputado (PN) Niffouri, quien instó al Ministro Basso (y a ASSE) a decir si planeaban eso, pues es "posible, justo y necesario" al ser "el segundo departamento en población del país; y no puede ser que no tengamos un CTI público"-
Este asunto -dijo Niffouri- viene desde el segundo semestre del año 2011, cuando ASSE decidió crear nuevas camas de CTI en Rivera, Lavalleja y Canelones. Se entendió que en esos tres lugares sería bueno tener un CTI. En ese momento, se incorporó equipamiento: monitores, respiradores y camas articuladas. Además, se adecuó la planta de emergencia. Todo eso fue acompañado de anuncios de prensa del ministro de la época, el doctor Venegas, informando sobre la instalación de esos CTI.
Hoy, agosto de 2017, la realidad marca que el CTI de Canelones no está. Sí son una realidad los CTI de Rivera y Lavalleja. Lamentablemente, en el departamento de Canelones, ese servicio ha quedado rezagado. Hemos escuchado varias explicaciones al respecto. Por eso, es bueno transparentar la información y conocer cuál es la posición política del Ministerio respecto a este tema y cómo se fundamenta esa decisión.
El Ministro de Salud, Dr. Basso respondio que "el gran desafío que tenemos es cómo, con el equipamiento, la tecnología y los recursos humanos existentes en todo el territorio nacional, podemos obtener los mejores resultados asistenciales para el país. Existe una fuerte lógica de competencia entre los prestadores, sobre todo, privados. A fin de brindar lo mejor a sus afiliados, cada uno plantea tener todos los recursos posibles, tanto tecnológicos como humanos. Se trata de una competencia dura, que se precisa claramente en los meses de febrero, cuando se genera la movilidad regulada (...) y pidió que el doctor Jorge Quián aporte respecto de la situación de Canelones.
El Dr Quian dijo que en Uruguay hay 57 unidades de terapia intensiva de adultos (...) y con respecto a las camas de CTI de Canelones -según lo que tengo-, hay 15 camas en centros privados y con la posibilidad de extenderse a 5 camas más. 
El señor diputado Niffouri plantea la necesidad de un CTI público, pero en la lógica del Sistema Nacional Integrado de Salud creemos que esa cantidad de camas para Canelones es suficiente. En realidad, si nos referimos a la ciudad de Canelones, hay 20.000 ciudadanos. 
Nosotros pensamos que en la ciudad de Canelones no debería haber otro CTI. ¿Cuántos ciudadanos hay en Ciudad de la Costa? Es otra discusión; ellos son tributarios -en su mayoría- de Montevideo, es decir, el área metropolitana. 
Estamos convencidos de que hay más camas de terapia intensiva, tanto de adultos como de niños, que las que necesita el sistema, y que lo que tenemos que logar es su mejor aprovechamiento. Creo que ese es el pensamiento global sobre cómo se distribuyen en el país las camas de terapia intensiva, pero también hay una cantidad de otras estructuras en el sistema sanitario que están subutilizadas lo que, repito, como criterio general, impide la experticia de quienes trabajan en estas unidades, porque para ello hay que tener volumen importante de pacientes.
La instalación de una unidad de terapia intensiva, además, significa recursos, no solo materiales, que son muy importantes, sino también humanos, en cantidades que, muchas veces, no se disponen en el sistema de salud. Sobre todo me refiero a la parte de enfermería especializada. Entonces, pensándolo en términos globales, Canelones, en realidad, el país, tiene las camas de terapia intensiva de adultos suficientes. Hay que tener en cuenta también que el país cuenta con servicios de traslado de buena calidad. Cuando se planifican unidades de terapia intensiva, obviamente, no se considera instalar una en cada localidad, villa o departamento; por lo tanto, lo que hay que asegurar son buenos sistemas de traslado para concentrar los esfuerzos. Este es el pensamiento global en cuanto a la distribución de estas camas de alta complejidad, que son las unidades de terapia intensiva.
En ese momento dijo el Gerente General de ASSE, doctor Richard Millán: El departamento de Canelones tiene 2 hospitales de segundo nivel de atención en el eje de la Ruta Nacional Nº 5, que son el Hospital de las Piedras y el Hospital de Canelones. Entre ellos hay una distancia de 30 kilómetros, aproximadamente. El Hospital de Canelones tiene una población usuaria de alrededor de 44.000 personas; cuenta con un total de 64 camas de internación con las especialidades básicas de medicina general, pediatría, ginecobstetricia y cirugía. 
El servicio de consulta externa cuenta con las siguientes especialidades: neurología, neumología, otorrino, cardiología, traumatología y urología.
El Hospital de las Piedras tiene una población de 44.569 usuarios, con un total de 79 camas de internación en las especialidades básicas. 
Según la normativa vigente -Decreto Nº 399/2008- para abrir un servicio de cuidados críticos (CTI) se necesita una planta física acorde que incluya área de internación, enfermería limpia y sucia, almacenamiento de materiales, servicios sanitarios, área administrativa, cuarto y estar médico; área de recepción de información para pacientes internados; área de medicina intensiva con tomas de oxígeno, aire comprimido medicinal y succión centralizada regulable, seis tomas por cama; conexiones apropiadas para hemodiálisis; equipamiento adecuado y gasómetro veinticuatro horas; servicio de apoyo del Banco de Sangre; laboratorio e imagenología con guardia permanente.
Con referencia a los recursos humanos, la normativa vigente nos exige un jefe de servicio, un supervisor, médicos de guardia, personal de enfermería especializado, licenciado en enfermería jefe, licenciado en enfermería asistencial y auxiliares de enfermería; un licenciado en neumocardiología, médicos anestesistas, licenciado en fisioterapia y personal de apoyo para tareas administrativas.
La dificultad más grande aquí radica en los recursos humanos. 
Actualmente, los servicios de apoyo cuentan con muchas de sus horas en modalidad de retén porque no hemos logrado en el Hospital de Canelones mantener lo que estamos haciendo en muchos lugares: la hora presencial, el trabajo presencial de los especialistas.
Por lo expuesto se han potenciado los servicios existentes; se ha aumentado la dotación de camas; se ha potenciado las unidades asistenciales que ya contaban con un servicio de cuidado intensivo (CCI), como son las unidades del Hospital Maciel y el Hospital Español. 
El Hospital Maciel vamos a aumentar las camas del CTI del Hospital Maciel, que es nuestro centro de referencia de toda la región oeste. El Hospital de Florida habá entre 10 a 16 camas. Florida está a 45 kilómetros de la ciudad de Canelones, o sea que Canelones está en el medio entre Montevideo y Florida. En Montevideo tenemos Hospital Maciel, Hospital Español, Hospital Pasteur, y en al norte de Canelones, el Hospital de Florida, cuya obra es una realidad.
Consideramos que esto es más eficiente que generar una nueva unidad en el Hospital de Canelones que, como ya dije, se encuentra a 50 kilómetros de Montevideo, con vías de acceso rápidas y adecuadas hacia la capital.
La implementación de una unidad de cuidados intensivos en el departamento de Canelones implica, no solo la conformación de una estructura edilicia acorde a la normativa vigente y supone las necesidades de insumos tecnológicos para su funcionamiento, sino que requiere de una planificación de recursos humanos especializados; amerita el diseño exhaustivo teniendo en cuenta la posibilidad de generar efectos deletéreos en las ya existentes unidades de medicina intensiva en la zona.
Este servicio tiene la particularidad de que los trescientos sesenta y seis días -voy a sumar el bisiesto- debe tener todo ese personal y no se puede prescindir de ninguno de los integrantes del equipo. Teniendo tan cerca Montevideo y Florida, donde ya está todo lo que se requiere, para nosotros sería muy dificultoso; además, no tenemos tantos recursos humanos preparados; habría que sacarlos de otro lado. 
Entonces, nosotros seguimos pensando -no quiero discutir; es nuestro razonamiento- que Canelones, como voy a seguir informándoles, está cubierto. En Comeca tiene este servicio en Canelones. 
Respecto a la cantidad de camas que tenemos en el CTI de Canelones por medio de convenios, Comeca tiene 7 camas de CTI y 8 de intermedio -muchos pacientes no necesitan ser atendidos en un CTI pero sí en cuidados intermedios-; Camepa tiene 6 camas, está en obras y puede llegar a 11; Crami tiene 6 para CTI y 5 para cuidados intermedios. Derivaciones de CTI durante el período 2015-2016 a prestadores públicos y privados: a CTI público fue 53 %, y a CTI privado 47 %.
No tenemos CTI en Rocha, Cerro Largo ni en Treinta y Tres. No tenemos CTI en muchos lugares. No estamos discriminando a la gente de Canelones -el segundo departamento con más población en Uruguay-; el Ministerio y ASSE consideran que las camas que hay son necesarias y suficientes; les brindamos soporte y la tranquilidad de que hay camas y que serán atendidas. Tenemos que mirar el bosque, no el árbol. Si planteara habilitar un CTI más en Montevideo, ustedes dirían: "¡Con todos los CTI que hay, esto está mal!". Las Piedras está a 21 kilómetros de Montevideo; quizás yo no lo vea, pero mis nietos sí: la frontera Montevideo-Las Piedras se va a perder. ¡Es muy cerca! Las Piedras pasará a ser Montevideo y nos vamos a olvidar de Canelones. Cada uno es electo por su departamento, pero Uruguay es uno solo y tenemos que entender que así como construimos las barreras también las sacamos.
Hay muchos departamentos lejanos que no cuentan con estos servicios. Como expliqué, una de las determinantes que nos obliga a no habilitar más CIT es en primer lugar, la cantidad de recursos humanos; porque cuando se habilita un CTI tenemos que garantizar que contamos con ellos durante los 366 días del año, y en Canelones hoy no es posible. 
Todos los pobladores tienen cobertura ya sea privada o pública. Entonces ¿por qué priorizar Canelones? Melo, que está a 400 kilómetros, tiene más que derecho. No es un capricho de ASSE ni de este Gobierno descuidar Canelones. ¡Tendríamos que estar locos! ¡Es el segundo departamento con mayor población! Pero ¿es necesario?
Si dotamos al Hospital de Canelones con 6 camas de cuidados críticos, la disponibilidad de camas para internar pacientes sería de 2.190 días. El promedio mensual de pacientes derivados a CTI privados -haciendo cuentas redondas- es de diez, y el promedio de los días de internación como mucho es de ocho, dando un promedio de ochenta días de camas ocupadas por mes. Si con seis camas tengo 2.190 días disponibles, con este promedio se llega a 960 días de cobertura ¡quedaría el 44 % del CTI libre! ¿Por qué no apostamos a un Sistema Nacional Integrado de Salud de complementación? El sistema no financia al sector privado. Están equivocados quienes piensan eso. Intercambiamos servicios y en algunos lugares priorizamos porque lo queremos hacer y no vemos al sector privado como un enemigo sino como parte de un sistema que se financia igual que nosotros, en su mayoría con el Fonasa; nosotros lo hacemos con el Fonasa y con Rentas Generales.
Entonces, lo que decimos es que en la prioridad, con estos números, en el acierto o en el error, para nosotros hoy sería un error abrir un CTI en Canelones. 
Yo sé que muchos departamentos tienen; cada uno quiere tenerlo en su lugar y está bien que lo sigan teniendo, pero en la lista de prioridades, créanme, no está Canelones. 
No es por un capricho; sino porque tenemos esta fundamentación. En algún momento, si hay recursos humanos suficientes tal vez podamos, pero tenemos gente que lo precisa antes y a ellos los vamos a atender primero.
El diputado Amin Niffouri dijo entonces: la primera conclusión que saco, y está bueno que así sea, es que se cambió totalmente la posición de lo que se había dicho en el año 2011; siendo el mismo Gobierno se cambió la posición. Eso está claro. Es radicalmente opuesta a lo que se pensaba. En el segundo semestre del año 2011 se pensaba poner un CTI en el Hospital de Canelones y hoy se dice totalmente lo contrario. Está bien que eso pase y que nos lo digan. Hay mucha gente que ha juntado firmas: más de diez mil juntó una comisión de usuarios en Canelones; otras tantas se movilizaron en Las Piedras, y está bueno saber de primera mano lo que piensan las autoridades.
Lo primero que puedo decir es que esto no es un capricho del departamento de Canelones. Sin duda, soy representante por Canelones y tengo que velar por que el departamento tenga los servicios que necesita para que no terminemos siendo -como muchas veces digo- el patio trasero de Montevideo. 
Yo tengo que velar por los intereses de los usuarios de la salud del departamento de Canelones. Y para mí hay demanda suficiente para tener un CTI público en el departamento de Canelones. El mismo informe que se leyó, yo lo voy a leer de otra manera. Usted lo leyó de la manera que quiso, para fundamentar que no es necesario un CTI público en Canelones.
Lo primero y fundamental es que un CTI público en Canelones porque hay espacio físico, ya que Las Piedras está totalmente saturado y no hay lugar físico para construirlo.
Tengo aquí el informe del año 2013, pero por las cifras que usted manejó es bastante parecido. Según la última encuesta, la población de Canelones es de 500.187 habitantes. De estos, son usuarios de ASSE -el mayor prestador de servicios del departamento- 156.786 personas. 
Hay 70 policlínicas, que hemos recorrido en su momento en la red de atención primaria y hay que reconocer que en algunas se ha mejorado bastante; en otras, hay mucho para mejorar y alguna puerta de emergencia veinticuatro horas en alguna policlínica es necesaria. 
El Hospital de Canelones tiene 74 camas; el de Las Piedras, 79. 
El Hospital de Canelones, en el año 2013, tuvo 47.340 consultas ambulatorias, 21.216 consultas de emergencia, 1.791 egresos hospitalarios y un total de 611 cirugías. 
Solo el Hospital de Canelones en el año 2013 derivó -acá está la lectura que usted hace de una manera y yo de otra- mensualmente un promedio de diecinueve usuarios. Se cuenta sólo los derivados a la salud privada. Son diecinueve usuarios, y de ellos nueve van a CTI público y diez a CTI privado. 
Si dotamos al Hospital de Canelones con 6 camas de CTI -que es lo que se está pidiendo- la disponibilidad día cama, seria de 2.190; 365 por 6 camas. Si estudiamos el promedio de 2013, es decir, los 19 usuarios promedio por mes, a un promedio de 8 días cama, serían 1.824 en doce meses. 
Sólo con los usuarios del Hospital de Canelones nos da que va a estar ocupado un 83.28 %. Lo que pasa es que ustedes desglosan a los usuarios que se mandan para otro prestador de servicio público. Pero en caso de tener las camas en el hospital no se va a precisar, porque van a quedar allí. Entonces, debe contarse; de esta forma, del 44 % pasa al 83 %. Y sólo estamos hablando del Hospital de Canelones al que puede agregarse el Hospital de Las Piedras. Además, hay una demanda posible, necesaria y que se puede cubrir en el departamento de Canelones. Del Hospital de Canelones derivaron a dos pacientes: uno terminó en Lavalleja y el otro en Maldonado. Ninguno vino a Montevideo, con el gasto que ello conlleva de traslado especializado; todos sabemos lo costoso que resulta.
Es todo una decisión financiera, para gastar menos. Me pregunto cómo hacen las mutualistas que tienen camas ¿van a pérdida? Tienen muchos menos usuarios y las tres mutualistas privadas del departamento tienen camas de CTI; sin embargo, el principal prestador de salud del departamento no tiene. No sé cómo sobreviven Crami o Comeca.
Hay demanda de CTI público y se termina perjudicando a los usuarios. Algunos de Canelones han terminado en Rivera y en Paysandú. Algunos se pueden trasladar, pero otros no. ¿Sabe lo que tiene el Hospital de Canelones, que me parece una buena cosa y hay que resaltarla? Un convenio con una empresa fúnebre; porque se le muere esa persona en Rivera, en Paysandú o en Lavalleja y ¿cómo hace la gente para traerla de vuelta? 
Por suerte tienen un convenio con una empresa fúnebre y los mandan a buscar. ¡Miren de lo que estamos hablando! Y la gran mayoría de las veces, lamentablemente, no terminan en Montevideo. Hagan un seguimiento.
Murió gente esperando cama de CTI en Canelones. Con lo que se ha gastado en camas de CTI y en traslados especializados -tengo datos del año 2013-, perfectamente se pueden pagar los costos para tener un CTI público en el departamento de Canelones. 
En 2013, los traslados de ambulancia significaron $ 47.000.000; en 2015, en las Piedras, la suma pasó de $ 25.000.000 a $ 50.000.000, y en camas de CTI se gastaron $ 53.330.000.
Las camas de CTI las compraría el hospital de referencia, no las compra más la unidad ejecutora. Si miramos las cifras de 2016 y 2017, vemos que aparece cero y cero. Nos gustaría que nos informaran de esa decisión que tomaron, porque queremos saber el gasto en compra de camas del hospital de Canelones, del Centro Auxiliar de Pando y del hospital de Las Piedras.
Habló entonces del diputado (FA) Gallo Cantera: Quiero felicitar al diputado preopinante porque trajo a colación un tema que, por ser de la ciudad de Canelones, me interesa en profundidad. Me parece que hoy empezamos a estudiarlo con seriedad y públicamente, porque si bien autoridades de ASSE han concurrido a la ciudad de Canelones en varias oportunidades, han dado cifras y han explicado, todavía no se comprende bien cuál es la necesidad que se tiene cuando se administra lo relacionado a la salud. No se trata de una ecuación netamente matemática; hay muchas variables. Canelones hoy no tiene: 1 cirujano de guardia interno, anestesista de guardia interno y otros especialistas que van cada determinada cantidad de días, no dando respuesta a la población. Casi el 80 % de los ciudadanos que se atienden en el hospital de Canelones no requieren internación; un 15 %, requiere internación en cuidados moderados, y un 5 %, en cuidados intensivos.
Yo pregunto, ¿si tuviéramos un CTI y un día falta el cirujano, qué pasaría? La anestesia la tenemos cubierta la mitad de los días. ¿Qué pasa si tenemos una complicación y debemos operar de urgencia a un paciente que está en el CTI?
Un CTI no es un espacio físico con camas adentro. En otras épocas, nos hicieron creer que una planta física era igual a un CTI; y una mentira repetida muchas veces, se hace verdad. Como hoy estamos hablando de esto públicamente, me voy a dar el lujo de decir algo. Los hospitales de Canelones y de Las Piedras, que fueron una obra muy buena del Partido Nacional y del presidente Lacalle, llegaron en un paquete; y en ese paquete, en los planos, estaba lo que podía ser un CTI de adultos, tanto en el hospital de Las Piedras como en el de Canelones.
 A través de la compra de Focoex llegaron un montón de contenedores con un montón de aparatos; eso fue en el año 1993.
Lo que yo no voy a permitir, ni acá ni en ningún lado, es que se diga que estuvo instalado un CTI con maquinarias y con monitores, porque nunca estuvo, ni fue pensado. Nunca hubo; fue un depósito, y después cuando ASSE empezó a necesitar monitores
El diputado Niffouri interrumpe a Gallo Cantera, ’el diputado Gallo dio a entender que yo había dicho que en algún momento hubo un CTI instalado. No sé si está hablando para la versión taquigráfica o para los señores invitados. El debate público lo podemos dar, pero no delante de las autoridades, porque eso no se acostumbra hacer en las comisiones. Cada uno puede dar su punto de vista, pero me parece que las apreciaciones del diputado no corresponden.
Gallo Cantera replicó que ’desde hace mucho tiempo se ha instalado la idea de que en el hospital de Canelones había un CTI; lo demuestran versiones periodísticas y reuniones con usuarios. Todo el que ha ido a Canelones ha visto que hay una cantidad importante de usuarios que reclaman por un derecho. Y yo siempre digo que es válido, que hay que seguir reclamando por los derechos. Yo los invito a reclamar por otros derechos, que es lo que el 80 % o el 90 % de la población precisa y no por cosas que de repente no necesita. Canelones está en el medio y no se puede comparar con otros departamentos: eso es imposible, por la historia del Uruguay, por la historia de la evolución que han tenido la medicina y la salud en este país: es así, no hay otra alternativa. 
Sería absurdo estar armando un CTI en cualquier lado. Me reuní cuatro o cinco veces con los usuarios y en una de las primeras reuniones me dijeron que podía haber un convenio con el Hospital Militar. Ahora, resulta que voy a hablar con la Sociedad Uruguaya de Medicina Intensiva y no tenía ni idea de eso y les parecía inviable. Y cuando fui a hablar con las autoridades del Hospital Militar para ver si tenían capacidad ociosa como para brindar médicos de CTI a Canelones la respuesta fue: "Está loco". 
Si un director técnico del sector privado precisa aumentar el salario, lo hace por teléfono. Dice: "Hacé la guardia, que vas a ganar el doble". Esto pasa por ejemplo con la anestesia en el sector privado en varios lugares del departamento, fundamentalmente, en el norte, donde una guardia de veinticuatro horas se ha llegado a pagar $ 300.000.
Gallo agregó: yo me pregunto qué pasaría con un CTI de seis camas en el Hospital de Canelones, sin cirugía los siete días: es un desafío -que no es fácil-, encontrar anestesista, médico radiólogo. Podemos encontrar técnicos radiólogos, pero no médicos radiólogos, que lean una radiografía. Lo mismo ocurre con los nefrólogos que también se precisan. Generalmente, un volumen importante de los pacientes que están en CTI requieren diálisis porque presentan insuficiencia renal; entonces, hay que tener nefrólogos: eso es elemental. En cuanto a toda la parte clave de un CTI, la infraestructura, el laboratorio de bacteriología, en fin: ¡no tenemos nada! Entonces, no es montar un sistema con seis médicos que vengan.
Si quisiéramos abrir un CTI de 6 camas en Canelones, se necesitan 7 médicos -estos son valores de hace un año y medio- y cada uno cobraría $ 64.000, siempre en condiciones desfavorables, lo que equivale aproximadamente a alrededor de $ 16.500 día por cama ocupada, nada más que por concepto de salario profesional y no profesional. Después, está todo lo que tiene que ver con recursos materiales -que no lo voy a leer: lo tengo todo aquí, medicamentos, etcétera-: $ 21.000 día/cama.
Ahora bien, si quisiéramos abrir un CTI en Canelones habría que edificar, porque en la planta actual no entran más de tres camas, con las exigencias que hoy se piden, no son las mismas que hace veinticinco años. Hoy no entrarían más de tres o cuatro camas a lo sumo. Entonces, si ASSE lo hiciera, el día cama le estaría costando $ 38.000, sin contar toda la parte de obra. Hoy ASSE está contratando, ya sea en Canelones o en CTI privados fuera de Canelones y está pagando $ 29.680
Ahi lo interrupe el Diputado (PN) Amín Niffouri——Pero en esa cifra está incluido lo que se gasta en traslado. También hay que tener en cuenta que cuando se calculan los costos de las camas día hay que sumar el traslado, que es parte de los costos. Y el costo estimado de traslado de los ciento veinte pacientes de que estábamos hablando sería unos $ 2.276.000, lo que significa que en el año 2015, ASSE gastó por contratación de CTI privado para esos ciento veinte pacientes y por traslados, la módica suma de US$ 125.500, mientras que si hubiera hecho un CTI, con todo lo que implica y con todo lo satelital que se precisa, como ya explicábamos, le hubiera costado la cifra de US$ 2.836.000.
Se precisa una cama cada once mil habitantes. Entonces, si tomamos la población de Canelones y sus usuarios, alcanzaría solamente con los CTI privados. Ahora, el problema que están teniendo los CTI privados es que los agrandaron y tienen días cama desocupados. Cada día que pasa y hay una cama desocupada es plata que pierde la mutualista; y lo mismo le pasaría a ASSE si tuviera diría que casi mil doscientos días cama vacíos.
(Interrupción del diputado Amín Niffouri) El señor ministro de Salud Pública me ha demostrado que cuando hay argumentos para cambiar de posición, se cambia de posición. Muchos de los argumentos que expresaba el diputado Gallo sobre los recursos humanos y demás fueron los mismos argumentos que se emplearon el 21 de febrero en la interpelación sobre el IMAE cardiológico. 
El propio ministro me había hablado de la capacidad ociosa y sé que el director general del Ministerio había hablado de la optimización y de la capacidad ociosa, y en ese momento la argumentación no iba en favor de una descentralización de un IMAE cardiológico en el norte del país. Quienes tomaron la decisión fueron las autoridades, por eso mi reconocimiento a esa acción que en estos días se está concretando.
Director Richard Millan dijo: En 2015 habían sido derivados 120 pacientes, es decir, un promedio de 13 por mes. Esos pacientes fueron derivados al sector público y al privado. En 2016, hubo 17 derivaciones por mes. De esos 120 pacientes, el 53 % fue a CTI público y el 47 % a CTI privado. O sea que no es que manejé los números de los públicos o de los privados. El universo son 120 pacientes, de los cuales el 53 % fue al sector público y el 47 % fue, por diferentes motivos -gravedad o porque no había camas en el sector público-, al privado. En esos casos, contratamos. Y, precisamente, tratamos de tener en cuenta lo que decía el señor diputado: que la gente sea atendida en su localidad. Eso de que un paciente esté internado y tenga que ir a Rivera, se da en pocos casos o en determinado momento del invierno, cuando hay mucha ocupación de camas. De lo contrario, nuestra coordinadora -no es un director el que decide- tiene la orden de mandar el paciente al lugar más cercano.
Si Las Piedras manda al CTI, el hospital de referencia es el Maciel, pero lo paga ASSE a nivel central. Entonces, eso no está en los créditos de los hospitales. Esa es una dificultad, que queremos cambiar.
¿Existe el compromiso del Ministerio de Salud Pública y del directorio de ASSE de seguir estudiando el tema relativo a un CTI público en Canelones? El ministro de Salud, Dr. Basso dijo : Estamos estudiando la distribución de recursos en todo el país. No quiero dejar dudas ni generar falsas expectativas; no es nuestro estilo sacar el cuerpo a la jeringa, pero en este momento, no está planteado.
Si bien la fundamentación a priori iba para el lado del "no", en su última intervención el señor ministro dijo que de todas formas se iba a seguir estudiando, y puso como referencia el IMAE. Pregunté para que el tema quede claro y no haya confusiones. Ustedes están en todo su derecho de tener una posición. Hice la pregunta para esclarecer la situación porque en un momento me confundí, y capaz que podía existir disposición a estudiar esto en el corto plazo. Me parece muy bien la respuesta que nos han dado. Lucharemos codo a codo para lograr los servicios que se entiendan convenientes en el Hospital de Canelones. Sigo pensando que es justo, necesario y posible un CTI público en ese departamento.08:25 p.m. 25/08/2017

Jueves, 24 de Agosto de 2017 13:38. Redactor Responsable: Alberico Barrios celular 094401337. SAN RAMON

Comentarios > Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



CANTIDAD DE LECTORES



< >