Facebook Twitter Google +1     Admin











Bandera del Uruguay

Escudo Uruguay

Escudo de Canelones - Uruguay

Bandera de Canelones - Uruguay
www.elcorresponsal.com.uy
El diario EL CORRESPONSAL no publica nada para perjudicar a alguien, pero no dejará de hacerlo porque perjudique a alguien


EL CORRESPONSAL Diario de Canelones, Uruguay

Redactor Responsable: Periodista Albérico Barrios. C.I.: 1812264-8
Teléfono 094401337
Email: alberico.barrios@gmail.com
Avenida Bv. Artigas 1381 /apto 301 entre Rodó y Chaná (C.P. 11.200) Montevideo - URUGUAY


Archivos | RSS | Admin


El diario EL CORRESPONSAL no publica nada para perjudicar a alguien, pero no dejará de hacerlo porque perjudique a alguien<div style="background-color: #f7e308;"><a href="http://www.adamazer.com/" title=""></a></div>

Espinosa tenia razón

20131116153603-hogar-ancianos.jpg

URUGUAY, CANELONES (www.elcorresponsal.com.uy) En 10 departamentos del país no hay una sola casa de salud habilitada. Artigas es uno de ellos y la directora local del MSP advierte que, por la gravedad del asunto, hay "una bomba de tiempo". El Mides asumirá el control y fiscalización.


El panorama que encontró María Teresa Lainz, la directora de salud de Artigas, en una residencia de la capital departamental fue tal que, ella sabe, debería cerrar el local. "Pero es bravo cerrar una casa y no tener dónde poner a los ancianos", dice, resignada. Es bravo dejarlos en la calle, admite después.

Lainz y un grupo de inspectores visitaron la casa de salud el martes, tras recibir una denuncia. Adentro de la pequeña vivienda algunas gallinas y pollos andaban entre los ancianos. Había ropa tirada y sucia con unos perros acostados encima. En el baño Lainz sintió un olor horrible y dice que "los viejitos estaban todos sucios".

La heladera estaba vacía, aunque la encargada les dijo que iba a ir a comprar el almuerzo. "Pero ni siquiera había vestigios de que esos viejitos hubieran desayunado, ¿entendés? Es espeluznante", cuenta. Para completar un panorama decadente, el fondo de la casa se había inundado y algunas cosas flotaban allí.

Los inspectores contaron ocho ancianos en la casa pero sospechan que hay más y, de hecho, recibieron denuncias de que son 13. "Como la dueña vive al lado, no sé si por el fondo no metió alguno en su casa", especula Lainz. La encargada, además, no supo decirle cómo conectarse con los familiares de los ancianos.

"Acá en Artigas es un desastre", dice Lainz por teléfono, "esta es una bomba de tiempo". En la capital departamental hay seis casas de salud. La que Lainz visitó esta semana es la que está peor de las seis. No debería seguir abierta en estas condiciones, reconoce la directora. Por ahora no será cerrada pero, eso sí, recibió un ultimátum. "No todas las casas, pero algunas -como ésta- realmente están en pésimas condiciones. Porque les falta higiene, comida y no cubren las mínimas necesidades. Son casas de pobre construcción, donde los ancianos están mal vestidos, con olor y mal nutridos". Otras están mejor pero no cumplen con todas las exigencias establecidas en la ley para recibir la habilitación.

Artigas es uno de los 10 departamentos del país donde no hay una sola casa de salud habilitada por el Ministerio de Salud Pública (MSP), según la lista que el sector Ancianidad de ese ministerio entrega a quienes consultan. A esa lista no se puede acceder en la web del MSP ni tampoco se envía por correo electrónico a quien la pide. La única opción es ir a buscarla personalmente por el MSP entre las 9 y las 14.15 horas (ver recuadro).

Según esa lista, hay 99 casas de salud habilitadas en Montevideo y Ciudad de la Costa. Y solo 17 en el interior. En concreto, dos en San José y Tacuarembó y una en Santa Lucía, Los Cerrillos, San Bautista, Nueva Palmira, Colonia Valdense, Nueva Helvecia, Durazno, Florida, Punta del Este, Nueva Palmira, Canelones, Paso de los Toros y Castillos.


Además de Artigas, hay otros nueve departamentos que no tienen una sola casa de salud habilitada: Treinta y Tres, Cerro Largo, Lavalleja, Flores, Soriano, Río Negro, Rivera, Salto y Paysandú.

En esos departamentos hay residenciales abiertos, obvio, pero no pidieron la habilitación o están en lo que el MSP llama "en vigilancia". Es decir, no cumplen con todos los requisitos establecidos en la ley o tienen una denuncia en su contra, dice a Qué Pasa una funcionaria del sector Ancianidad que no quiere ser identificada. Igual, son controladas por funcionarios de cada dirección departamental.

Para recibir la habilitación, hay que cumplir con una cantidad de requisitos vigentes establecidos en la ley 17.066 de diciembre de 1998 y en un decreto de octubre de 1999 (ver recuadro).

La funcionaria del sector Ancianidad dice que la lista se actualiza en forma permanente.

-¿Y por qué no ponen en la web del ministerio esa lista?

-Eso la verdad que no sé -responde entre risas-. Realmente no lo sé.

Aunque son solo 99 las casas de salud habilitadas en Montevideo, hay más de 600 registradas, publicó Qué Pasa en agosto de 2012, en un informe titulado "El último techo". En ese artículo se explicaba que, si se cuenta los residenciales clandestinas, hay más de 1.000 establecimientos. Durante la primera mitad de 2012, el MSP había cerrado 55 casas, pero la política es evitar las clausuras, por el tema del realojo de los ancianos.

En el interior se sabe menos. Juan Esparcoff, directivo de la Asociación de Residenciales del Adulto Mayor (Aderama), dice que "muchas cosas se pasan por alto por el amiguismo, porque son todos conocidos en los pueblos chicos". Y cita un caso de un residencial en Fray Bentos: la dueña se fue con el dinero al exterior de un día para el otro "y dejó a los viejitos adentro". La casa no tenía habilitación y no había sido inspeccionada. Pero, también admite, hay algunas casas con servicio modelo en el interior.

Según Adriana Rovira directora del Instituto Nacional del Adulto Mayor (Inmayores), la mayoría de los residenciales no están habilitados ni en plan de vigilancia. Ya sea porque no se sabe que existen o porque no hicieron el trámite de habilitación, aunque puedan tener un buen servicio. "No estar habilitados no siempre es sinónimo de que estén mal", matiza. A veces la habilitación de Bomberos tranca todo, porque es costosa y lograr ese visto bueno lleva tiempo.

En la ciudad de Treinta y Tres, por ejemplo, hay nueve casas de salud registradas, pero ninguna habilitada, según la dirección de salud local. Sí está habilitado un hogar sin fines de lucro que lleva adelante una ONG en el hospital local.

En Melo, Cerro Largo, hay 16 casas de salud, de las cuales ocho no han tramitado la habilitación o les fue negada. Seis tienen la habilitación en trámite y dos tienen buena parte de la documentación pero aún no están habilitadas formalmente. Hay irregularidades grandes (falta de espacio, patios o personal especializado, por ejemplo), aunque las autoridades locales también dicen que es mejor que estén abiertas y bajo control. En Minas, mientras, funcionan unas 10 casas. Algunas están "al borde del abismo", dice el director Pablo Leiva. Pero reconoce que faltan herramientas legales para proceder cuando las cosas no están en regla.

Nuevo control.

El próximo año se viene un cambio importante en la regulación de las residencias. En la última Rendición de Cuentas, sancionada el 2 de octubre, se dispuso la transferencia al Ministerio de Desarrollo Social (Mides) de las competencias de regulación, habilitación y fiscalización de los establecimientos que ofrecen servicios de cuidados a adultos mayores. Lo único que queda bajo control del MSP es la temática vinculada a la salud de quienes se alojan allí, como la medicación y la atención médica.

El director de la Asesoría Macro en Políticas Sociales del Mides, Andrés Scagliola, dice que el cambio pasa por redefinir el servicio, que era sanitario y ahora será socio-sanitario. "Las residencias no son parte del sistema de salud, sino que tienen que ver con el cuidado de las personas adultas mayores", explica. A esa conclusión llegó el gobierno en 2011, pero el cambio recién se concreta ahora.

La Rendición de Cuentas dice que el Poder Ejecutivo garantizará los estándares de atención de calidad. Una calidad que hoy no siempre existe. Scagliola admite que la supervisión de las residencias es deficitaria: "Eso tiene que ver con los recursos humanos dedicados a la tarea, que son pocos, y con que hay poco apoyo del Estado en el proceso certificador".

La transición será el próximo año, con responsabilidades compartidas con el MSP, y en 2015 el Mides tomarán el control total. Del tema se hará cargo Inmayores, el instituto creado en 2009. Para el Mides -hasta ahora centrado en el combate a la pobreza- esta nueva tarea es un desafío, dice Scagliola. Es la primera vez que regulará servicios privados, al menos en esta escala. Y proyectan que haya un registro público de las casas: una base de datos a la que cualquiera pueda acceder y donde esté clara la calidad de cada centro, porque habrá calificaciones.

Scagliola dice que dedicarán más recursos humanos a la tarea y que facilitarán a las residencias el proceso de habilitación. Para que sea menos engorroso. "Hoy la legislación es complicada y eso a veces es un desincentivo para muchos establecimientos", afirma. Eso mismo piensa la dueña de una conocida residencia que funciona en una casona de Trinidad, Flores. Es más, dice que es casi imposible acceder a las exigencias oficiales "Tenés que tener cinco estrellas para poder aprobar", se queja. "Y ellos lo saben: nos controlan pero nos dejan funcionar".

La lista secreta

El registro del MSP

Laura solo quería saber si la casa de salud donde vive su abuela estaba habilitada o no por el Ministerio de Salud Pública (MSP). Sospechaba que no, porque desde la calle no se ve un solo cartel que indique que allí hay un residencial para adultos mayores.

Y eso siempre hace pensar en cierta clandestinidad.

Ella buscó en la página web del MSP y no encontró ningún registro de residenciales.

Entonces envió un mail a la dirección del registro de prestadores del ministerio y pidió un listado actualizado de las casas de salud.

Un día después le respondieron que esa consulta debía ser contestada por el sector Ancianidad del MSP, al que reenviaron su correo electrónico.

Eso fue el 23 de setiembre. Pasaron los días y no hubo novedades. Así que el 2 de octubre Laura volvió a escribir, pero ahora directo al correo del sector Ancianidad.

Cinco días después le respondieron que esa consulta debería realizarse personalmente en el tercer piso, oficina 305, del ministerio. No le podían enviar la información por correo ni responderla por teléfono, vaya a saber por qué extraña disposición ministerial.

"¿En qué horario puedo ir? ¿Me dan el listado en el momento?", repreguntó ella. No hubo respuesta. Espero unos días más y nada. Así que se decidió a ir a la oficina 305 del MSP, al mediodía. Hizo bien en ir a ese hora: porque la atención al público es solo de 9 a 14.15 (aunque eso no se lo habían advertido en el mail).

Y le dieron la famosa lista, que tiene 99 casas de salud de Montevideo y Ciudad de la Costa y 17 del interior. Preguntó si la lista está actualizada pero la funcionaria no le pudo responder esa pregunta.

Contrariamente a lo que ella pensaba, la casa de salud de su abuela sí está habilitada. Al menos aparece en la lista que le entregó la funcionaria del sector Ancianidad.


¿Cómo se habilita?

Los requisitos

Un decreto de octubre de 1999 reglamentó la ley del año anterior sobre política general de ancianidad. Allí, en 20 artículos, el gobierno de Julio María Sanguinetti estableció una larga lista de requisitos y condiciones para que una casa de salud sea habilitada.

Por ejemplo, se establece que no se podrán usar como dormitorio los altillos, sótanos, garajes, galpones, corredores o livings.

Si hay más de un piso, debe haber ascensores con capacidad para personas con silla de ruedas. Si no hay ascensor, no se puede alojar en pisos superiores a personas con discapacidad física o mental que no puedan usar las escaleras.

Los corredores deben tener pasamanos a cada lado y las escaleras de acceso e interiores deben tener rampas de material firme y pendiente apropiadas.

Los establecimientos también deben tener teléfono en un lugar central y accesible para asegurar el contacto de los residentes con familiares o amistades.

Las casas de salud también deben tener calefacción y ventiladores que aseguren el confort de sus habitantes todo el año.

En cada residencia tiene que haber al menos un baño cada 10 residentes autoválidos y un baño cada cinco residentes incontinentes.

El decreto también dice que la planta física de las residencias debe ser limpiada a diario, desde las habitaciones a la cocina.

Los residentes deben recibir "un trato digno y respetuoso", sin abusos, maltrato físico o mental.

El incumplimiento de esta reglamenta0ción, que es bastante más amplia de los puntos aquí reseñados, prevé desde la observación hasta la sanción con una unidad reajustable, la suspensión y, en último caso, la clausura definitiva.

De todos modos, esta regulación tal vez sea modificada el próximo año, ya que desde 2014 el Mides se encargará de la fiscalización, habilitación y regulación de los residenciales. Y ya anunció que se facilitará el proceso de habilitación. (QUE PASA (SUPL. EL PAIS/ LA SEMANA/ 16/11/2013/ Página 8)

Sábado, 16 de Noviembre de 2013 10:48. Redactor Responsable: Alberico Barrios celular 094401337. CANELONES CAPITAL

Comentarios > Ir a formulario

No hay comentarios

Ańadir un comentario



No será mostrado.



CANTIDAD DE LECTORES



<>

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris