Facebook Twitter Google +1     Admin











Bandera del Uruguay

Escudo Uruguay

Escudo de Canelones - Uruguay

Bandera de Canelones - Uruguay
www.elcorresponsal.com.uy
El diario EL CORRESPONSAL no publica nada para perjudicar a alguien, pero no dejará de hacerlo porque perjudique a alguien


EL CORRESPONSAL Diario de Canelones, Uruguay


Redactor Responsable: Periodista Albérico Barrios. C.I.: 1812264-8
Domicilio Avenida Bv. Artigas 1381 apto 301, entre Rodó y Chaná.

Teléfono 094401337
Email: alberico.barrios@gmail.com

Empresa Editora: RUT 212348520014 Administración: Avenida Bv. Artigas 1381 /apto 301 entre Rodó y Chaná (C.P. 11.200) Montevideo - URUGUAY


Archivos | RSS | Admin


<div style="background-color: #f7e308;"><a href="http://www.adamazer.com/" title=""></a></div>

Caminante entre lobos y caranchos

URUGUAY, CANELONES, Lagomar (www.elcorresponsal.com.uy) Por LEONARDO HABERKORN Tengo que hacer ejercicio todos los días, sin excepciones. Así me lo exige el médico. Van tres años y espero que sean unos cuantos más. Tres veces por semana juego al básquetbol. Los otros cuatro, camino 40 minutos, rápido. 

Siempre que puedo, la caminata la hago por la playa de Lagomar. En estos tres años lo he hecho de mañana, de tarde y de noche. Hacia el este y hacia el oeste. Con short, remera y protector solar; y con tres buzos, campera y dos bufandas. A veces, en invierno, cuando el viento arrecia o llueve con fuerza, no me cruzo con ninguna otra persona en los 40 minutos de marcha. 

He aprendido a reconocer a los de mi tribu: están allí en esos días en los que nadie más baja a la playa. Casi todos tienen entre 40 y 50, caminan más rápido que lo normal, la mirada fija, concentrada, perdida. No llevan radio ni mp3. Eligen las horas menos concurridas, porque el médico les prohíbe detenerse a saludar gente: la caminata debe ser continua, sin paradas. De lo contrario, no sirve. 

En invierno pisamos la mugre. La Intendencia -ahora "comuna canaria"- considera que no es menester limpiar la playa fuera de temporada. Uno camina entre miles de envases, bolsas de nailon, botellas de vidrio y de plástico, envoltorios diversos, preservativos, jeringas, juguetes rotos, esqueletos de pescados y gallinas muertas dejadas por los umbandistas. 

De vez en cuando aparecen los objetos más insólitos, como un viejo sofá que alguien abandonó en la playa y allí estuvo pudriéndose durante semanas. Hace unos meses hubo una verdadera invasión de botellas de plástico de medio litro con una etiqueta escrita en chino, japonés o coreano. Parecían ser de agua mineral, pero no puedo estar seguro.

Eran de un plástico mucho más delgado que el que se usa aquí. Estaban tapadas pero sin líquido dentro, como si hubieran perdido su contenido por arte de magia. Aparecieron por cientos durante una semana, después nunca más. Lagomar es la quintaesencia del estuario. Las aguas dulces y saladas están siempre mezclándose. En la resaca que deja la marea se unen huevos de caracol oceánico (mucha gente cree en forma equivocada que son huevos de tortuga) con camalotes de agua dulce, que vienen desde el Uruguay o el Paraná. 

Cuando la salinidad cambia de golpe, la costa se llena de peces condenados. He visto la playa llena de dorados muertos o a punto de morir. Más de una vez recogí un pez todavía vivo y lo devolví al mar, pero es inútil.

Si el agua es muy dulce o muy salada para el código de su especie, la suerte del pobre animal está echada. 

Un pescador me dijo que si se captura al pez mientras todavía está vivo, se lo puede comer. Pero nadie aprovecha. Quizás debería informarse que está ocurriendo un cambio de salinidad, sin duda algo más importante que la última novedad de Showmatch. Pero los medios están con Tinelli, no con la costa. Los cadáveres de los dorados o los bagres, que en ocasiones llegan a ser miles y miles, cubren luego la playa entera. Las gaviotas no pueden comer tanto.

Al cabo de una semana el hedor comienza a sentirse. La comuna canaria no se entera. Para la autoridad, la playa no existe en invierno. El hedor es peor cuando aparece un lobo de mar muerto. De un tiempo a esta parte los cadáveres de lobos de mar son algo cada vez más frecuente. Después del último ciclón aparecieron al menos cuatro. Los rumores dicen que los matan los pescadores, pero no sé si es cierto. 

Así como los lobos, en la orilla he visto pudrirse muchos cuerpos de animales: pingüinos que perdieron el rumbo, tortugas marinas grandes como un abrazo, delicadas franciscanas, el esquivo y bello delfín del Plata. Pero la costa es también el espectáculo de la vida. Una vez me topé con un lobito que parecía muerto, pero sólo dormía. En los pastizales que separan la playa de la avenida, vi correr una liebre, sorprendí a una pareja de tucu tucus asomándose desde su mundo subterráneo, descubrí apereás que todavía habitan un pequeño bañado. Además, desde hace un tiempo es cada vez más habitual la presencia de aves rapaces.

Este invierno, tres o cuatro veces, me topé con enormes caranchos, solitarios o en pareja, posados en la orilla misma, comiendo pescado. También son frecuentes los gavilanes.

¿Estas especies están colonizando la playa? Me gustaría tener una respuesta. 

Muchas veces me digo que voy a averiguar qué hay detrás del misterio de las botellitas chinas, la sobreabundancia de lobos muertos, la invasión de aves rapaces. Pero no lo hago: las obligaciones del trabajo diario me llevan a otras investigaciones. En la playa apenas soy un caminante, testigo si se quiere, pero no periodista. Haría falta alguien que de verdad investigara lo que ocurre en ese lugar que no existe para las autoridades durante nueve meses al año. 

Es lo mismo que pasa con el resto de las cosas. Hoy hay muchos -políticos, sociólogos, filósofos, expertos en nuevas tecnologías, teóricos de la comunicación, incluso periodistas- que creen que ya no se necesita al periodismo. Que basta con Internet, los blogs, las redes sociales. Que cada uno tiene su propio espacio en el nuevo mundo híper conectado.

Que todos pueden hacer sonar su propia voz. Que ya no se necesitan intermediarios, cuenteros profesionales. Pero las personas en las redes sociales son lo mismo que yo en la playa: somos testigos, podemos contar lo que vemos, pero no podemos explicarlo. Para explicar qué son esas miles de botellitas chinas, si hay algo raro detrás de todos esos lobos que aparecen muertos, por qué hay caranchos comiendo a cien metros de la rambla, se necesita que alguien se dedique a preguntar, a reunir las piezas del rompecabezas, a investigar.

Un periodista, no un caminante. 

Cuando la curiosa alianza entre las fuerzas de la tecnología y del antiperiodismo haya completado su obra, el peligro será que toda la sociedad sea lo mismo que la costa por donde camino. Un lugar que sólo existe cuando las autoridades quieren que exista. Un enorme e inexplicable misterio. BRECHA | EDICION ESPECIAL | Pag. 21 | 28/12/2012

Viernes, 28 de Diciembre de 2012 14:25. Redactor Responsable: Alberico Barrios celular 094401337. PASO CARRASCO

Comentarios > Ir a formulario

No hay comentarios

Ańadir un comentario



No será mostrado.



CANTIDAD DE LECTORES


>
<>

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris